Make your own free website on Tripod.com

Permita que la Pagina se cargue correctamente antes de comenzar su exploración.

 www.paleontologia.deargentina.net.ar

Paleontologia de Argentina te invita a recorrir virtualmente el pasado de nuestro pais, por medio de textos e imagenes de gran calidad, convirtiendose en el sitio mas completo de su tematica en toda America Latina. Gracias por tu visita y cualquier duda comunicate con nosotros por correo electronico: paleontologia@deargentina.net.ar o paleontologiaweb@yahoo.com.ar.
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La Gran Extinción del Pleistoceno.

Por Mariano Magnussen Saffer, Integrante del Laboratorio del Área de Paleontología del Museo de Ciencias Naturales "Lorenzo Scaglia" de Mar del Plata, Buenos Aires, Argentina. magnussensaffer@paleontologia.net.ar 

 

 

Breve comentario:

La gran extinción de la megafauna y de especies autóctonas ocurrió durante el Pleistoceno tardío y el Holoceno temprano, es decir, entre 12 mil y 8 mil años antes del presente, cuyo evento se refleja en el ámbito global.

Por lo general, cuando hablamos de extinciones populares,  recordamos las teorías de la desaparición de los Dinosaurios, a pesar, que durante el Paleozoico ocurrió el evento más importante de toda la historia geológica y biológica del planeta, afectando prácticamente el 90% de la totalidad de la vida en aquel entonces.

Con respecto al Cenozoica, época que nos compete, podemos señalar un evento ocurrido durante el Plioceno superior, atribuida a cambios climáticos producto de un impacto de asteroide, que detallaremos en los próximos capitulos.

Durante el Cuaternario tardío (Pleistoceno – Holoceno) se produjo una importantísima disminución en especies de origen autóctono y aloctono, incluyendo además, la extinción del 90% de los Megamamiferos, entre los que podemos incluir a los Megaterios, Gliptodontes, Toxodontes y otros mas pequeños, como el tigre dientes de sable etc.

Primero se lo atribuyo a un grado de competencia entre los organismos que se desarrollaron por largo tiempo en Sudamérica, contra aquellos que llegaron durante “El Gran Intercambio Biótico Americano” que ocurrió hace unos 3 millones de años, sugiriendo que estos últimos estaban mejor “adaptados o evolucionados” que los anteriores, compitiendo por los espacios o parches ambientales, logrando una readaptación con estos últimos.

El autor en particular, cada vez que escribe o habla de temas de extinciones rara vez los interpreta a un fenómeno en particular, ya que estos suceden con acontecimientos relativamente complejos por lo cual, la extinción de un grupo o estirpe puede estar favorecida por varios acontecimientos que jugaron en contra y a su vez paralelamente, y en otros casos en forma dispar con un mismo final. A continuación exponemos los siguientes hipótesis que responderían o ayudarían a entender los probables motivos de la gran extinción de Pleistoceno:

Competencia ambiental:  Según algunos autores y como hipótesis simplista, atribuyeron la disminución de especies autóctonas o la extinción de gran parte de la megafauna a la competencia por nichos ecológicos o parches ambientales. Esta teoría sostenía que los inmigrantes de origen norteamericano estaban mejor adaptados a las condiciones desfavorables para los organismos originales, logrando la extinción y posterior reemplazo. Así mismo, de tratarse de eventuales emigrantes posibilito su traslado y sobrevivencia en nuevos sitios, lo que podría demostrar una eventual superioridad de aquellos provenientes del hemisferio norte, ya que no estaban sujetos a un único ambiente. Esto se observa claramente en el registro paleontológico, ya que ninguno de los invasores aparece antes de los 2,5 millones de años, y sin embargo lograron llegar hasta zonas australes, y en su mayor parte sobrevivir hasta nuestros días de forma exitosa. 

Clima y Ambiente:  Sabemos por estudios recientes que, en la región pampeana durante los últimos 5 millones a años, hubo importantes cambios climaticos, y como es predecible afecto al ambiente y a las comunidades animales que las secundan. Es muy probable que la formación del istmo de Panamá durante el Plioceno medio, halla contribuido a una modificación repentina de las corrientes marítimas, que por lógica, controlan la humedad ambiental a nivel global. Estos cambios en las corrientes oceánicas se pueden observar por el cambio fosilífero en organismos acuáticos durante esta época, e incluso especies exitosas como los celaceos que desaparecieron de nuestros mares. Esto contribuye sin ninguna duda al cambio ambiental no solo de la región pampeana Argentina, sino lugares como Australia, África, Europa y Norteamérica. Pero fue mas pronunciada a fines del Pleistoceno durante el retroceso de grandes glaciaciones, y el aumento del nivel del mar, llegando a ingresar a bastas zonas continentales de manera catastrófica, con un retroceso posterior y dramático. Así mismo, es evidente el cambio de temperatura continental, comprobadas por estudios de poblaciones animales comparativas. Los estudios ambientales son realizados continuamente por investigadores de todo el mundo. Algunos estudios son llevados a cabo en la Republica Argentina por un importante equipo científico de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la Universidad Nacional de La Plata, quienes por medio de poblaciones de micro vertebrados obtienen una radiografía virtual de sus ya extintas poblaciones y compararlas con las especies vivientes, usando como laboratorio natural del pasado a nuestra ciudad desde 1993 hasta la presente.

Desarrollo Corporal o Gigantismo: El tamaño corporal de distintos mamíferos aumenta  la posibilidad de extinción en forma masiva, sobre todo si vemos un posible cambio ambiental, mas el agregado de nueva competencia. Es decir, si observamos en la actualidad los grandes vertebrados consumen varias toneladas de vegetación en pequeñas regiones limitadas por su territorialidad. Esto podría demostrar que si hubo factores que dramatizaron el desarrollo de plantas y pajonales típicos de la región, los megamamiferos tuvieron que disminuir naturalmente sus poblaciones, sabiendo además, que de por cada nueva reproducción solo nace una cría, rara vez dos, y peor aun, su periodo de gestación es muy extenso. Un ejemplo podrían ser los elefantes actuales, que la gestación de sus crías lleva aproximadamente dos años. Las grandes manadas de herbívoros como Mastodontes, Megaterios, Milodontes etc, no solo se vieron afectadas por su mayor consumo de vegetales y la disminución de estos, sino que, la aparición de equinos primitivos o de camélidos, se convirtieron junto a otros herbívoros de porte menor en competidores directos, logrando una exitosa adaptación a condiciones de pastoreo. Es obvio, que las especies menores son las menos perjudicadas al más mínimo cambio ambiental, y hay miles de ejemplos que ilustrarían esta teoría. Así mismo, la desaparición de grandes herbívoros, logro la extinción paralela de carnívoros fascinantes como el Tigre dientes de sable, cuyos caninos estaban adaptados para la casería de animales de gran porte, a quienes rompían sus cuellos y cortaban la circulación de sangre al cerebro. Una solución para evitar el gigantismo sucedió en otros continentes, por ejemplo con los Mamuts, mas grande que los proboscideos actuales, lograron disminuir su tamaño a menos de la mitad en islas o terrenos aislados. Se trata de Mamuts pigmeos, que han disminuido su masa corporal y su consumo diario de vegetales por las reducidas condiciones biológicas del ambiente aislado, logrando un equilibrio natural con las nuevas condiciones y así, intentar de prolongar la especie.

Coexistencia con el  Paleoaborigen:  Durante el gran intercambio biótico americano, debemos incluir además, un emigrante poco común, el Homo sapiens, que de una o otra manera dio el “golpe da gracia” con respecto a la extinción de algunos vertebrados. Si bien no son muchas las evidencias que sostienen un consumo selectivo por paleoaborigenes, hay algunos sitios arqueológicos donde se han encontrado suficiente evidencia. A esto hay que agregarles además, muchas otras pruebas que por cuestiones lógicas no se han preservado durante estos últimos siglos. Las evidencias colectadas durante muchos años de investigación, sostienen que la coexistencia de paleoaborigenes y de megamamiferos es por lo menos unos 4 mil años, los cuales, fueron suficientes para lograr un impacto sobre estos, pero no en forma directa. En Sudamérica en general y en Argentina en particular se han observado algunos grandes mamíferos en sedimentos de origen arqueológico, como huesos quemados o trabajados. Es probable que la actividad antropica allá facilitado y hasta acelerado un proceso gradual que naciera mucho antes de que el primer ser humano allá caminado por estas tierras.

Intercambio Bacteriológico o Hiperenfermedades:  Otra teoría probable y que afecto indirectamente a la fauna sudamericana, fue el intercambio bacteriológico, ósea, enfermedades transportadas por los nuevos invasores del hemisferio norte, y que los ejemplares autóctonos no habrían desarrollado defensas naturales suficientes para combatir nuevas pestes, haciendo que su defensa inmunológica no resistiera. Esta teoría se esta estudiando en la actualidad por un equipo de investigadores norteamericanos, quienes sostienen que el transportes de bacterias acecinas por parte de animales migradores desplazo y prolongo enfermedades por todas partes del mundo. Estos científicos estuvieron en la Republica Argentina para buscar y estudiar excremento momificado de Mylodon. Estas raras muestras fecales dieron positivos en bacterias muy extrañas, entre ellas, el popular Ántrax. Tengamos en cuenta que las mismas tienen una forma de distribución y reproducción por lo mas exitosa y son prácticamente invisibles, y no conocen diferencias morfológicas, es decir, que pueden ser contagiadas por especies totalmente distintas y diezmar poblaciones enteras. Un investigador Australiano fue mucho más allá, y asegura que la especie que transportaba las bacterias mortales fue el Homo sapiens, ya que conquisto y colonizo todos los continentes. Otra de las enfermedades comunes que se han registrado para este Periodo Geológico es la rabia, la cual es muy fácil transmitir con consecuencias gravísimas.

Si leyó atentamente las teorías propuestas para la interpretación de la gran extinción del pleistoceno, podemos señalar que, de una o de otra manera y casi sin querer llegar a un resultado optimo, todas y cada una de las hipótesis aquí planteadas, parecen funcionar en forma asociada pero sin paralelismo, ósea, que las extinciones masivas son un conjunto de fenómenos naturales que interactúan entre si, y que no se debe a factores homogéneos, ya que la extinción de los vertebrados mas representativos paso en un lapso de tiempo calculados en unos 5 mil años aproximadamente, o tal vez mas.

Lo que si sabemos es que en nuestra región desapareció casi un 70 % del total de organismos que vivían en el Pleistoceno medio, y que para el holoceno medio solo quedaban aquellos que hoy sabemos observar como parte de nuestro paisaje natural.

 

 

 

 Pioneros | Divulgación | Instituciones | Bibliografía | Turismo | Sitios Web El origen | Grupo Web Curriculum | Links | Precámbrico Paleozoico | Triasico | Jurasico | Cretácico | Paleoceno | Eoceno | Oligoceno | Mioceno Plioceno | Pleistoceno | Holoceno | Internacional | Glosario | Antártida | Congresos | Preguntas | Resúmenes | Estampillas | Galería | Correo Web | Ley | Servicios Hemeroteca

Copyright © 2001-2003. Mariano Magnussen Saffer - PaleoWeb Argentina. Todos los derechos reservados  .