Make your own free website on Tripod.com


Permita que la Pagina se cargue correctamente antes de comenzar su exploración.

 www.paleontologia.deargentina.net.ar

Paleontologia de Argentina te invita a recorrir virtualmente el pasado de nuestro pais, por medio de textos e imagenes de gran calidad, convirtiendose en el sitio mas completo de su tematica en toda America Latina. Gracias por tu visita y cualquier duda comunicate con nosotros por correo electronico: paleontologia@deargentina.net.ar o paleontologiaweb@yahoo.com.ar.
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Gigantes con Plumas

Un fascinante relato de un mundo poblado

por aves gigantescas.

Por Daniel Boh, Museólogo y Dibujante del Museo Municipal "Punta Hermengo" de General Alvarado. Mariano Magnussen Saffer, Jefe de Biología Paleontológica del Museo de la Selva "Juan Forster" de Miramar. (Publicado en el Sitio Web de "Miramar Prehistórica")

 

 

En el continente sudamericano, especialmente en la zona pampeana Argentina, vivieron hace millones de años, unas aves de gran tamaño que, con su dieta carnívoras constituyeron las principales depredadoras de esa época. Antes de empezar a detallar un cráneo muy particular del Plioceno, repasaremos la historia de estos fabulosas especies y los diversos hallazgos de las "Gigantes con Plumas" en distintas partes del Planeta.

Nueva Zelanda y Madagascar.

El ave de mayor altura que tengamos noticias, fue Dinornis ( Dinornis maximus) que vivió en Nueva Zelanda hasta hace pocos siglos. Se cree que los primeros nativos Maories contribuyeron a la extinción de este animal al que llamaban "Moa".

El esqueleto montado en el Museo de Historia Natural de Nueva York, alcanza una longitud de casi 3,5 metros, sus huevos pesarían unos 4 kilogramos, y su masa corporal esta estimada en 250 kilogramos. Con todas las características mencionadas no era un ave de temer (salvo que nos pisara un pie), ya que su dieta estaba constituida principalmente de vegetales, matizada con pequeñas rocas para facilitar la digestión y objetos varios (como el ñandú).

Otro descomunal ejemplar sin dudas fue Epiornis (Epyornis maximus) denominada "ave elefante", que según algunas buenas fuentes vivió hasta el principio de la era cristiana en Madagascar. Su altura llegaba a los 2,5 metros de altura y podía pesar hasta media tonelada. Sus huesos y restos de huevo que podrían tener el mismo volumen al de un avestruz y pesar 8 kilogramos, seguramente fueron conocidos por los viajeros arabes de la edad media, originando la famosa leyenda que narra en "Las mil y una Noches", en que un ave gigantesca podía llevar volando un elefante en cada pata y un tercero en el pico.

Estos seres estaban emparentados con los actuales Kiwis de Nueva Zelanda, los Casuarios de Australia, los Avestruces de África y los Ñandúes de América del sur, compartiendo con estos la incapacidad de volar, debido a la atrofia de los músculos pectorales y las fuertes patas las convierten en poderosas corredoras. Puesto que es imposible subir a una balanza a estas gigantescas aves extinguidas, no se puede conocer el peso exacto de las mismas. El método usado en estos y otros casos, es el de medir, pesar y estudiar la estructura ósea con otros restos de aves vivientes que tienen afinidad con estas. De este modo y a partir de pocos restos podemos tener una mejor idea del aspecto en vida que tendrían los especimenes y su relación con el medio que las rodeaban.

Terror de los aires.

El Teratornis era el ave voladora mas grande conocida. Su aspecto era similar al actual cóndor, y su envergadura alar era de 5 metros. Sus restos proceden principalmente de depósitos sedimentarios del Pleistoceno (principios de la Era Cuaternaria), es decir, alredor de 2 millones de años de antigüedad, de América del norte, siendo registrados los últimos fósiles hasta el principio del Periodo Holoceno, hace unos 10 mil años, época en que los seres humanos ya habían ingresado al continente por medio del estrecho de "Bering"

En la década de 1980, Paleontólogos de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la Universidad de La Plata, dieron a conocer el hallazgo de un verdadero gigante emplumado, al que denominaron Argentavis magnificens, considerando que su tamaño estaba cercano al máximo impuesto por las leyes físicas de la proporción entre volumen, su superficie alar y velocidad.

¿ Que caracterizo a estos nuevos representantes ? En primer lugar es el Teratornis mas antiguo que se conoce, pues sus restos provienen de depósitos sedimentarios del Mioceno, con una antigüedad estimada entre 8 y 6 millones de años, que corresponden a las Salinas de Hidalgo, Provincia de La Pampa, Argentina. En segundo lugar, es el ave voladora mas grande de todos los tiempos, ya que su envergadura fue entre 8 y 10 metros. Como ocurre con muchos hallazgos de aves prehistóricas, sus restos son muy fragmentarios, pero permiten deducir algunas medidas. El largo del animal desde el pico hasta la cola fue de unos 3,5 metros de longitud, en posición de descanso habrá superado los 2 metros de alto. Su peso esta calculado entre 80 y 100 kilos. También podemos afirmar que las plumas de las alas de esta ave tenían un metro de largo por 20 centímetros de ancho. Sus principales características, hacen pensar a los Paleontólogos de que se trata de un ave planeadora, limitando el aleteo al correteo y despegue, aprovechando posteriormente las corrientes térmicas para su majestuoso vuelo.

El alimento de estas aves pudieron ser principalmente las mamíferos Notoungulatos, los cuales habían alcanzado un grado de diversificación muy importante para este periodo. Otros autores coinciden de que se trataba de un animal carroñero, que detectaba cadáveres desde grandes alturas, o que aprovecharía para espantar con su temible tamaño a los carnívoros Marsupiales como los Tilacosmilos, y robarles sus presas. Esta ultima hipótesis parece mas certera y próxima a la realidad.

Argentavis desaparece rápidamente del rastro de los Paleontólogos, debido a que se conocen varios huesos de un mismo ejemplar. Aun no esta claro la desaparición de este tipo de golosos. Como siempre pasa, el principal sospechoso es el clima, el cual estaba en pleno cambio y las cordilleras de Los Andes alcanzaron su punto máximo, interrumpiendo los fuertes vientos del Pacifico, ideales para el planear de estas aves.

Corredoras peligrosas.

Otro grupo bien representado en Sudamérica fueron los Fororracos, con alturas que varían los 50 centímetros hasta los 2 metros, según la especie, y que compartían varias características, como ser carnívoras o carroñeras, buenas corredoras, alcanzando varios kilómetros por hora y la incapacidad de volar. Los fósiles de estos animales eran bien conocidos en Uruguay y Argentina desde principios de Siglo, cuando el  sabio Florentino Ameghino describió algunos restos procedentes del Mioceno de Chubut, creyendo en un primer momento que, esos enormes huesos colectados pertenecían a un Perezoso sin dientes extinguido. Pero mucho tiempo después fueron hallados en Brasil y otros lugares, como la Antartida. Pero es en nuestro territorio donde alcanzan su mayor diversidad, la cual, ocurrió hace unos 23 millones de años en la Patagonia, cuando los Fororracos eran los carnívoros dominantes.

El mayor volumen corporal alcanzado por estas aves, se los atribuyen a Onactornis depressus, cuyo nombre significa "El jefe de todas las aves" y no estuvo muy lejos de esa realidad. Sus restos proceden del Mioceno inferior de la Provincia de Buenos Aires, con una antigüedad aproximada de 6 millones de años. Algunos Paleontólogos creen que el desarrollo de pastizales en extensos territorios contribuyo a la evolución de este enorme animal. Su altura pudo ser cercana a los 2,5 metros. Por su peso y lentitud se cree que era un ave carroñera, ya que le era difícil perseguir y atrapar a una presa.

Un poco de historia.

Porque las aves en Sudamérica alcanzaron estas enormes proporciones? La teoría mas aceptada es la que afirma que luego  que comenzara la división de la gran masa continental que existía hace 65 millones de años, Sudamérica se convirtió en una gran isla (como Australia). En ella poco antes habían desaparecido los Dinosaurios y otros vertebrados secundarios. Los únicos depredadores existentes eran unos pequeños mamíferos con aspecto similar a la actual zarigüeya, y no tan bien adaptados como otros carnívoros placentarios, los cuales se estaban desarbolando en otros continentes. Para mantener el equilibrio ecológico, la naturaleza convirtió a las aves  en gigantescas predadoras, cumpliendo un papel muy parecido a los ya extintos Teropodos de la Era Mesozoica, las que tuvieron el rol de ser las principales consumidoras secundarias de la cadena alimenticia. Coincidentemente con la desaparición de estas aves, ingresan al continente luego de reestablecerse el istmo de Panamá, otros tipos de vertebrados superiores, ocurrida hace 3 millones de años.

Una pieza llamativa.

El cráneo hallado en las proximidades de la ciudad de Miramar pertenece a uno de los últimos representantes de la Subfamilia Psilopterinae y procede del Plioceno tardío , considerado como Edad Chapadmalalense de la Provincia de Buenos Aires, Argentina. El cráneo, cuya longitud actual es de unos 23 centímetros, fue hallado por el actual Director del Museo, el señor Daniel Boh. En su preparación se emplearon técnicas estandarizadas a cargo de su descubridor, consistió en extraer el fósil dentro de un tocón, limpiarlo cuidadosamente con una auja de inseccion y productos químicos. Esta preciada pieza se exhibe en el Museo Municipal “Punta Hermengo” de la ciudad de Miramar. Si bien, no se trata de un cráneo muy completo, y fue sepultado en malas condiciones ambientales, posee algo que lo hace único, como la preservación de la esclerotida ocular, esos pequeños y delicados huesecillos ubicados en la orbita ocular. Asimismo se pueden observar las marcas de un par de caninos en su parte superior. El tamaño de esta ave pudo ser de 1,5 metros y se extinguió hace 3 millones de años. Algunos representantes actuales y ciertamente emparentados con esta familia, viven en la Republica Argentina. Los dos y únicos representantes de la Familia Cariamidae: la chuña de patas rojas (Cariama cristata) de unos 95 centímetros de altura y la chuña de patas negras (Chunga burmeisteri) de unos 78 centímetros de altura.

 

 

Patterson, B. y Kraglievich, L., 1960. Sistemática y nomenclatura de las aves fororracoideas del Plioceno argentino. Publicación del Museo Municipal de Ciencias Naturales y Tradicional de Mar del Plata, 1 (1): 1-52. 

Rusconi, C., 1958. Ave fosil del Plioceno de Buenos Aires. Revista Museo Historia Natural, 21: 1-3.

Tambussi, C. P., 1989. Las aves del Plioceno tardío – Pleistoceno temprano de la Provincia de Buenos Aires. Tesis doctoral de la Universidad Nacional de La Plata, inédita, 378 pp

Tambussi, C. P., 1995. Aves. En: Alberdi, M. T., G. Leone y E. P. Tonni (eds.), Evolución biológica y climática de la Región Pampeana durante los últimos 5 millones de años. Monografía del Museo Nacional de Ciencias Naturales, CSIC, España, cap. 7: 145-161.

Tonni. E. P., 1980. The present state of knowledge of the Cenozoic birds of Argentina. In: Papers in avian paleontology honoring Hildegard Howard, K. Cambell, ed., Contributions in Science. Natural History Museum of Los Angeles Country, 330: 105-114.

Ameghino, F., 1905. Enumeración de los impennes fósiles de la Patagonia e Isla Seymour. Anales del Museo Nacional de Buenos Aires, 6: 97-167.

 

 

 Pioneros | Divulgación | Instituciones | Bibliografía | Turismo | Sitios Web El origen | Grupo Web Curriculum | Links | Precámbrico Paleozoico | Triasico | Jurasico | Cretácico | Paleoceno | Eoceno | Oligoceno | Mioceno Plioceno | Pleistoceno | Holoceno | Internacional | Glosario | Antártida | Congresos | Preguntas | Resúmenes | Estampillas | Galería | Correo Web | Ley | Servicios Hemeroteca

Copyright © 2001-2003. Mariano Magnussen Saffer - PaleoWeb Argentina. Todos los derechos reservados  .